EL ASTRONOMO QUE ESTUDIO LOS MÉDIUMS

“EN LOS BASTIDORES DE “CUARTO MILENIO”

Esta es una nueva sección de mi blog dedicada a revelar algunos aspectos de mis reportajes en el conocido programa televisivo “Cuarto Milenio” (Cuatro TV).

por Pablo Villarrubia Mauso

Allá por el principio de los años 70 solía mirar los libros que mis abuelos maternos poseían dentro de un mueble del salón de su casa. Vivían muy cerca de mis padres, en el barrio de Vila Guilherme, en la ciudad de São Paulo.

Entre los libros que el entonces niño Pablo hojeaba se encontraba uno, especialmente, que me llamaba la atención: “La Astronomía” de Josep Comas i Solà. Era una edición de 1939 (Ed. Ramón Sopena de Barcelona) con una portada magnífica mostrando un grabado en colores de escarpadas montañas lunares y un eclipse del Sol producido por la Tierra. Alrededor de este dibujo se esparcían cometas y planetas sobre un fondo de tela azul en un estilo bien típico de aquella época.

Quizá lo que más me sorprendió del libro fueron los dibujos del planeta Marte y de los satélites de Júpiter. Comas i Solà era un excelente astrónomo catalán que dirigía a principios del siglo XX el observatorio de Fabra, en el Tibidado (Barcelona). Su agudizada visión le permitió discernir algunas manchas en la superficie de Ganimedes y Calisto, algo inaudito para los instrumentos de aquella época. Además tuvo el mérito de descubrir que el satélite Titán (de Saturno, el más grande del sistema solar) tenía una atmosfera que, años más tarde, otros astrónomos confirmarían.

También descubrió cometas y asteroides además de ser un gran observador del Sol. Creo que ojeando esta obra en la penumbra del salón de mis abuelos me despertó la pasión por la astronomía y el firmamento. Basta decir que, con doce años, construí me primer telescopio refractor con un objetivo de 70 milímetros que encargué en una óptica y con una ocular de un microscopio roto. No os podéis imaginar la emoción que fue para mí ver los cráteres lunares con unos 30 aumentos, los anillos de Saturno, los cuatro principales satélites de Júpiter o las fases de Venus.

Poco a poco fui perfeccionando aquél telescopio, con una montura mejor, con mejores oculares, etc. También empecé a dibujar lo que veía – tal como hacía Comas i Solà – a través de las oculares.

Los intentos de fotografía astronómica no fueron muy positivos, sin embargo revelé yo mismo algunas fotos en blanco y negro, con carretes de 100 y 400 ASA.

Un día – ya en España – leyendo el libro “Historia de la Astronomía Amateur en España: hechos anécdotas, logros y sinsabores de una afición muy celestial” de Josep María Oliver (Ed. Sirius, 1997, Madrid) encuentro que Josep Comas i Solà (1868-1937) también se había dedicado a investigar los fenómenos entonces llamados mediúmnicos. Eso sí, desde un punto de vista científico y escépticamente sano. Hasta dejó publicada un obra sobre estas investigaciones en las que empieza con mucho ánimo (hasta creyendo en alguno de los fenómenos) y terminando decepcionado con los fraudes que pudo descubrir entre varios médiums.

Así surgió el reportaje que hice para “Cuarto Milenio”, entrevistando a personas como Manuel Berrocal (de la Sociedad Española de Parapsicología)David Santamaría, del Centre Barcelonès de Cultura Espírita,Alberto Jiménez, director del Observatorio Astronómico “El Castillo” de Borobia (Aragón) y Sebastían Darbó, periodista y gran divulgador de misterios. A todos ellos agradezco inmensamente la participación además de las excelentes dramatizaciones realizadas por el director de cine y tv Manuel Romo, que supo, con maestría, recrear el ambiente de época de las famosas sesiones espiritistas.

También, para este reportaje, tuve la oportunidad de conocer el magnífico Observatorio de Fabra, con extraordinarias vistas hacia la ciudad condal. En el interior de su cúpula se conserva el telescopio que Comas i Solà empleaba en sus observaciones nocturnas; en un sala está su escalofriante máscara mortuoria que a mí me recordó los moldes de cera de los rostros de presuntos espíritus que los médiums decimonónicos y de principios del siglo XX invocaban durante las sesiones alrededor de una mesa.

 

Anuncios

1 comentario

  1. 10 febrero 2012 a 2:15 pm

    Grande Pablo. Saudades, meu caro. Tenho acompanhado o seu belo trabalho e comentado com os meus filhos. Quando você virá para Sampa para tomarmos um café, darmos risada e para te apresentar meus rebentos. Vai ser uma honra. Abração,
    Carlos Coelho (Beto Coelho) da Cásper Líbero.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: